GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Virgen de los Llanos

 Albacete, España ( 17 de septiembre y 16 de mayo)

La primitiva imagen de la Virgen de los Llanos dice la leyenda fue realizada por san Lucas y traída a España por el apóstol Santiago el Mayor, que la depositó en el paraje de los Llanos.

Muchos de los milagros atribuidos a la intercesión de la Virgen de los Llanos también aparecen recogidos en el libro de la fundación del convento de franciscanos descalzos.

El año 1632, el Ayuntamiento de la Villa acordó que todos los años se celebrase, el 16 de mayo, una función de acción de gracias por todos los favores y mercedes recibidos de la Virgen Santísima. Así nacieron los cultos solemnísimos del Novenario tradicional y, desde entonces, fue proclamada oficialmente, Santa María de Los Llanos, Patrona de la Villa de Albacete

La primitiva imagen de la Virgen de los Llanos dice la leyenda fue realizada por san Lucas y traída a España por el apóstol Santiago el Mayor, que la depositó en el paraje de los Llanos. De vuelta a Roma, comunica este hecho a san Pedro, quien envió a España para predicar a los Siete Varones Apostólicos, los cuales depositaron una escultura de san Pedro en el citado paraje. De esta manera, en el culto a ambas imágenes estaría el origen de las ermitas de la Virgen de los Llanos y de san Pedro de Matilla.

Francisco Sánchez Torres en 1898 aventura la hipótesis de que hacia el año 744 la imagen de la Virgen fuera enterrada “para librarla de posibles profanaciones al ser ocupados por los árabes de Palmira” los territorios de Albacete. Este historiador señala que la Santa Imagen sería hallada entre los años de 1266 y 1375.



EL HALLAZGO

Otros datos acerca del origen de esta devoción los encontramos en el tomo I de la fundación del convento de franciscanos que tuvo lugar en 1672. En el mismo, fray Mateo Vázquez recoge la leyenda de la aparición basada en la tradición oral. Al respecto, señala que:

“Es tradición inmemorial que labrando un labrador en el campo donde está la iglesia, o templo de la Virgen de los Llanos, fue encontrada la Santa Imagen en esta forma: pararónse los brutos y haciendo fuerza el labrador para sacar el arado, sacó la punta de él, esto es, en la punta del arado: la cual Imagen de la Virgen era pequeña. El labrador; cuyo nombre se ha perdido, la consideró una muñeca y la colocó en la manta para llevarla como juguete a una hija que tenía, mas al llegar a su casa no la encontró y supuso la había perdido; volvió al siguiente día ya la primera vuelta del arado salió la Imagen, lo que le hizo creer se le había caído allí mismo y, para que no volviera a suceder; ató la manta donde la envolvió, cerciorándose, cuando marchaba, de que allí permanecía, pero llegó también sin ella aunque el atadero continuaba firme, pensó entonces con detenimiento en las circunstancias del hecho y vino a Albacete a contarlo al clero, el cual le acompañó al lugar de la aparición, y también a la primera vuelta del arado salió por tercera vez el bello simulacro, que procesionalmente se trajo a la población, donde estuvo hasta que edificó la ermita“.

A finales del siglo XVI aparecen los primeros documentos sobre la devoción a la Virgen de los Llanos en la villa de Albacete. De hecho, desde 1591 se realizaba una procesión en primavera que llevaba la Virgen desde su ermita hasta la iglesia de San Juan. En 1616 se cita por vez primera en acta a la Virgen como Patrona de Albacete.



LA IMAGEN DE LA VIRGEN

De la primitiva imagen gótica de finales del siglo XIV o inicios del XV se conservan dos cabezas de la Virgen y el Niño en la espalda de la actual, destruida parcialmente en 1936. Junto a éstas se encontró la siguiente inscripción donde se lee: “Esta es la cabeza / de la virgen de los / llanos que fue el pri / ncipio de la devoción / de esta casa suya y / por ser de materia tan / flaca se hiço este cuer / po y cabeça de madera / Año de / 1631″/. Con posteridad a este año, en palabras de García-Saúco, “la imagen tomaría una forma piramidal con un frente triangular, con vestido, manto, rostrillo, coronada, con aureola de estrellas y media luna a los pies, según la visión apocalíptica de san Juan”, tal como la contemplamos en la actualidad.

Actualmente hay cuatro imágenes representativas de la Virgen de los Llanos:
• La llamada limosnera, que custodian los padres franciscanos en la Iglesia Convento de Albacete capital, y que recibe dicho nombre porque era la que solían sacar por la calles cuando tenían que pedir limosna para subsistir.
• Por otro lado, está la réplica que permanece todo el año en el Ayuntamiento, y que durante la Feria es trasladada a la capilla del recinto ferial, ésta carece de mayor valor artístico ya que está elaborada en escayola y es posterior a la guerra civil.
• La imagen de la Virgen que tradicionalmente se saca en procesión en Mayo, recientemente restaurada, y que se viste con los distintos mantos que fueron regalados por el pueblo de Albacete.
• Por último, la que permanece en el Camarín, y que nunca abandona, es sin duda la de mayor valor histórico y artístico, y ocupa la capilla que lleva su nombre a la derecha del Altar de la Catedral de Albacete. Esta figura fue salvada de la quema en la Guerra Civil por una familia de Albacete, apodada Los Cachorros. Después de la Guerra Civil , y cuando se procedía a su restauración en el templo, se encontró a su espalda una puerta, dentro de la cual se hallaron una cabeza y cuerpo que pertenecía a la primitiva imagen que fue encontrada por el labrador. Se puede ver todos los años el día 28 de mayo cuando se abre el Camarín.



LOS MILAGROS

En el lugar de la aparición se edificó una humilde ermita para rendir culto a la Virgen de los Llanos. Ésta era “pequeña, aunque muy adornada de insignias que los devotos dejaban en reconocimiento de los favores que continuamente experimentaban de su poderosa intercesión, a que acudían muchos concursos de los lugares circunvecinos a rendir las gracias de los favores recibidos, pues desde los primeros momentos”.

Muchos de los milagros atribuidos a la intercesión de la Virgen de los Llanos también aparecen recogidos en el libro de la fundación del convento de franciscanos descalzos. Por este documento conocemos los obrados en la persona del espadero, Blas Martínez, quien por intercesión de la Virgen, en 1632, curó su “brazo paralítico”, el de una mujer de Carcelén, también paralítica, quien curó su enfermedad y dio gracias “aclamando el milagro y beneficio recibido por intercesión de esta Santísima Virgen”. Otros muchos, como el acaecido en 1637 en la persona del niño Antonio Valcárcel Soto, de Tobarra, a quien un carro pasó por encima, y que sanó rápidamente por intercesión de la Virgen de los Llanos, reflejan la importancia que el culto a la Virgen alcanza, no sólo en el ámbito local, sino que éste transciende a otros lugares.

Todos los años en marzo, abril, o bien en mayo, se traía a la Virgen a la parroquia de San Juan desde su ermita, en una procesión regulada por el Ayuntamiento de la Villa a partir de 1591. Precisamente en 1616, cuando por primera vez se cita a la Virgen de los Llanos como Patrona de Albacete, en el acta correspondiente se detalla “que se debe tener en traer a esta Villa a la imagen Santísima de Nuestra Señora, Patrona y Abogada desta dicha Villa”.

Los motivos de traer a la Virgen desde su ermita eran, entre otros, para implorar “la necesidad del agua… cese de enfermedades… “.
Una vez alojada en el altar mayor de San Juan Bautista, se hacían rogativas, misas e incluso en su honor se celebraban diversos festejos como “luminarias y fiestas de toros”, organizados por el Ayuntamiento con la colaboración de los vecinos y las cofradías de la Concepción y de Santa Ana.

Finalizados los actos, la Virgen retornaba en procesión a su ermita. Esta devoción a la Virgen de los Llanos empieza a alcanzar importancia en los años finales del siglo XVI, y sobre todo desde el siglo XVII. El prestigio de este santuario mariano alcanza un gran auge cuando en el mismo se funda, por Real Cédula de 20 de septiembre de 1672, un convento de franciscanos descalzos pertenecientes a la Provincia de San Juan Bautista de Valencia. Estos frailes franciscanos van a ser los encargados del culto a la Virgen.

Cuando el Ayuntamiento de Albacete, tal como leemos en los libros de acuerdos municipales, requería la presencia de la Virgen, fundamentalmente para la realización de rogativas, los frailes llevaban en procesión, “con la solemnidad acostumbrada”, la Patrona a la Villa, “armados de ásperas y rigurosas penitencias”, acompañada de “Los cabildos secular y regular”.

Algunas de estas rogativas, como la que tuvo lugar el 9 de marzo de 1750, provocaba entre los vecinos a su paso el más encendido fervor popular: “unos con antorchas encendidas otros concurriendo con iluminar las calles y muchos aliviando a los religiosos con sostener las graves penitencias que sufrían sobre sus cuerpos”. Realizados los diversos oficios religiosos acostumbrados, “se restituía a Su Santa Casa la Imagen de María SS de los Llanos, con gran devoción, en recuerdo de los beneficios que esta va con su traida a experimentado”.



LA IGLESIA

Como hemos señalado anteriormente, en el lugar de la aparición se edificó una pequeña ermita. Posteriormente, según leemos en el libro primero de la fundación del convento, se indica “que hacia 1628 se fabricó el templo que hoy tiene que es muy grande y capaz”. Estas obras para la construcción del nuevo templo se iniciarían, posiblemente, hacia 1620 y estarían concluidas hacia 1638, cuando Juan Díaz de Gamboa, vecino de Jorquera, concluye la torre de la iglesia.

El templo se amplió en sucesivas etapas, se hicieron varias capillas, como las de san Antonio de Padua, san Pascual Bailón, san Pedro de Alcántara, san Diego de Alcalá, Nuestra Señora de Loreto, Concepción, todas ellas adornadas con ricas imágenes y pinturas. En estas capillas se veneraban diversas reliquias como: un trozo de carne, hueso y hábito de san Pascual Bailón, un trozo de vara de Santa Catalina Mártir, así como otras de san Pedro de Alcántara, beato Andrés Hibernón, beato Salvador de Horta, etc. También se construyó una bóveda para enterramiento de los religiosos.

Sin duda la obra más importante llevada a cabo en la misma es la construcción de un camarín en 1684, siendo guardián del convento fray Mateo Blázquez. Este se encontraba situado detrás de la capilla mayor y al mismo se accedía por una escalera desde la sacristía. Se hallaba decorado profusamente y en él “se encontraban completas y bien guardadas todas las alhajas” donadas por los fieles y devotos, y cuya relación se encuentra en los citados libros de la Custodia. Ocupando el centro del camarín estaba la imagen de la Virgen de los Llanos, cuya iconografía ha sido estudiada tanto por Sánchez Jiménez como por García-Saúco.

Los religiosos permanecieron en el convento cuidando del culto a la Patrona hasta que, en marzo de 1836, el convento se clausura como consecuencia de la aplicación de los decretos desamortizadores de Mendizábal. Cerrado éste, los religiosos lo abandonan.

En 1836, el Ayuntamiento reclama la imagen de la Virgen y sus pertenencias quedando depositada en la parroquia de san Juan, colocándola en una hornacina del desaparecido retablo barroco del altar mayor. En 1875 se fundó la Asociación de la Virgen de los Llanos a la que el rey Alfonso XIII concede el título de Real. Destruida parcialmente en 1936, la imagen se restaura y reconstruye en el taller de Ramiro Undaveytia. En 1948 el escultor valenciano José Díes López realizó una nueva peana, copia de la destruida en 1936.

Después de la Guerra Civil, en 1940, la Virgen es entronizada en el emplazamiento actual en un bello retablo del siglo XVI. El 27 de mayo de 1956, la Virgen de los Llanos fue coronada canónicamente por el Nuncio Apostólico. Con los donativos aportados por el pueblo de Albacete se hizo una corona de oro, una nueva peana de plata diseñada también por José Díes López y un precioso manto realizado por las monjas Carmelitas descalzas de la ciudad. Finalmente, la imagen actual presenta una media luna con dos estrellas en los extremos en la que aparece una inscripción con la firma, fecha y nombre del donante, el regidor, Diego de Molina Montesinos, que fue realizada en 1654 por Manuel López.

La historia más reciente de la Virgen de Los Llanos queda reducida al hecho de quedar colocada, a partir de 1940, en la capilla del ábside del lado del evangelio de la Catedral de San Juan. Desde allí es trasladada, durante los días de la Feria de Albacete, a su capilla del recinto ferial, por donde miles de albaceteños pasan a visitarla.

Al crearse la Diócesis de Albacete, en 1950, su patronazgo se extendió a todo el territorio de la misma. En 1956 se coronó como patrona de la Diócesis en un memorable acto en el parque de los Mártires (hoy llamado de Abelardo Sánchez) por el Nuncio del Papa en España. Como conmemoración de este acontecimiento se celebra todos los años un novenario solemne en su honor.



LA CATEDRAL DE ALBACETE

La catedral tiene sus origenes en la antigua iglesia gótica de San Juan Bautista. Las obras de la actual catedral se iniciarón en el 1515 (siglo XVI) en estilo renacentista y se terminarón bien avanzado el siglo XX, coincidiendo su finalización con la declaración en 1949 del rango de catedral, al ser creada la diocesis de Albacete. Entre sus arquitectos mas renombrados figuran Diego de Siloé.

Dispone de dos portadas, la principal de 1945 (siglo XX) y la lateral de 1960 (siglo XX) en estilo neorrománico.

Su fachada principal está presidida por una torre rectangular en cuya base se situa la puerta de arco apuntado, en estilo neogótico, a la que a su vez se accede por una escalinata. A la torre o campanario se accede por una escalera helicoidal sin barandilla, ya en el interior de la catedral.

Las campanas que disponía la catedral fuerón destruidas y fundidas en el año 1936, durante la guerra civil española. Finalizada la contienda se compró un nuevo juego de campanas de nueva fundición, de menor tamaño y de sonido no muy armonioso, que son las que dispone en la actualidad.

Los nombres de las mismas son: San Francisco de Sales, San Juan Bautista, San Enrique y Maria de los Llanos.

Desde un punto de vista constructivo, la gran sala de campanas, de mas de 10 metros de altura, está dividida, interiormente, por un balcón corrido, apoyado sobre viguetas de cemento, a la altura de las campanas, mientras que una escalera vertical helicoidal, también de piezas de cemento armado, permite acceder a ese balcón y alcanzar la terraza superior. A esa sala se accede por otra escalera helicoidal de cemento, ubicada en la parte norte del campanario y exterior al mismo, ya que la torre se encuentra ubicada sobre la puerta principal de acceso al templo. Esta primera escalera esta taladrada verticalmente por un agujero de unos 10 cm. de diámetro por el que pasaba seguramente una sola cuerda para tocar algunas señales, probablemente con la campana mayor.

Se trata de una iglesia de tres naves de igual altura, las laterales mas estrechas que la central y separadas por cuatro columnas estriadas renacentistas de cantería con capitel jónico, según trazas de Jerónimo Quijano y que sustituyerón a los antiguos pilares góticos. Las bóvedas de estilo gótico se desplomarón en el siglo XVI y fuerón sustituidas por las actuales barrocas del siglo XVII, realizadas por Gregorio Díaz de Palacios. Dispone de tres ábsides en linea con las naves de la catedral. La catedral quedó inacabada hasta el segundo par de columnas, para ser posteriormente terminada en pleno siglo XX, entre 1921 y 1960.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified