GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Nuestra Señora del Asno

05 de julio:

Nuestra Señora del Asno (Assinello) y de la Navicella (Navecita) son dos apariciones que están ligadas. Nuestra Señora de la Navicella apareció en 1508 y se levantó un templo en su honor, en el que se tuvo la visión de Nuestra Señora del Asinello en 1615.

Luego de una terrible tempestad la Virgen se apareció en 1508 a un granjero para pedir la conversión, arrepentimiento y penitencia por los pecados de la ciudad, y que lo sucedido era un aviso. Se mostró con Jesús muerto en sus rodillas indicando que quedó así por los pecados de los hombres. El pueblo levantó rápidamente una Iglesia.

En 1615, Fray Adamo tuvo a visión de la Sagrada Familia en su huida a Egipto, con María sobre un Asno dirigido por José y con Jesús en sus brazos, rumbo a la iglesia de la Navicella, y esto fue validado por el Obispo.

Esto sucedió en Chioggia un pueblo de la provincia de Venecia, que recientemente fue declarado como la ciudad del arte veneciana. También es reconocida por los cursos de biología marina y por la estación hidrobiológica de investigación de la misma Universidad.


LA APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA NAVICELLA

Documentos históricos de la ciudad de Chioggia, recuerdan el tinte sombrío de la tarde del 24 de junio de 1508 cuando hubo una fuerte tormenta, el cielo estaba cubierto por nubes densas y bajas, fuertes truenos, relámpagos, un diluvio de lluvia, aterrador rugido del mar en tempestad.

El pánico se había extendido por todas partes. Se oraba en los hogares, se lanzaban gritos desesperados de parte de los pescadores sorprendidos en el mar.

Hacia la tarde la tormenta se calma y un viejo campesino, un tal Carlo Baldissera Zalon, salió de su choza a ver, mortificado y desanimado, por la terrible tormenta.

De repente se sintió llamado por una voz desde la orilla, se volvió y vio a una majestuosa Señora. Estaba vestida con un manto negro y sentada en el tronco de un árbol impulsado por las olas a la playa.

La Señora, que resultó ser la Madre de Dios, le dijo que estaba profundamente amargada por la desenfrenada vida que llevan las personas de Chioggia, en particular por: “la profanación de los días festivos, por el vicio de la blasfemia y la práctica de una descarada inmoralidad.”

El huracán, con sus ruinas, era un anuncio de un cataclismo peor, si la ciudad no se convertía y hacía penitencia.

Entonces le dice: “Dile al Obispo sobre la aparición y pídele en mi nombre la convocatoria a una cruzada de oración, penitencia y de exhortaciones para evitar los graves males que oprimen la vida cristiana.”

Antes de desaparecer en un pequeño barco cercano a la playa, se mostró con su Hijo en las rodillas después de la deposición de la cruz, es decir, con el cuerpo todo lívido, con heridas y sangre, diciendo: “Así lo han dejado los pecados de tus conciudadanos.”

En el lugar fue inmediatamente construida una pequeña capilla de madera y, más tarde, sustituida por un santuario mariano.


LA ADVOCACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DEL ASNO

En el santuario al que se sentían muy afectos los Capuchinos, fue dedicado también a Nuestra Señora del Asno.

Una devoción ligada al nombre de Padre Adamo da Rovigo. Fray Adamo, fue un religioso muy estimado por la santidad de la vida y sus dones místicos.

El 5 de julio de 1615, después de pasar toda la noche en oración, tuvo una visión de la Sagrada Familia, como se presenta en la huida a Egipto, con la Virgen sentada en un Asno y llevando al bebé en sus brazos, mientras que San José conducía la cabalgadura hacia el santuario de la Navicella. La aparición es referida por el Obispo de Chioggia Monseñor Paolo Milotti.

El hecho de aparición recorre toda la ciudad, que comenzó a celebrarla el primer domingo de julio con una gran procesión al Santuario de la Armada, que era como se denominaba popularmente la Iglesia de la Navicella.


UNA SEGUNDA VISIÓN

El fraile, durante una procesión al antiguo templo de la Virgen de la Navicella promovida por Fray Paolo Barbieri, fundador de la Hermandad del Santísimo Crucifijo o de la Disciplina, vio a través de la ventana del convento de San Antonio (ahora la escuela media “Zarlino”) que viene al encuentro del cortejo o procesión, del otro lado del puente largo o puente Priuli, la Virgen con el Niño en sus brazos, montando un asno, conducida por San José, rodeándolos tres ángeles que cantaban laudes a María, los cuales se situaron a la cabeza de la procesión.

De este prodigioso hecho dan cuenta los anales de la Provincia Capuchina del Veneto, en los Hechos del obispo Milotti y de parte de los padres Contarini y Vianelli.

El obispo creó el festival en el primer domingo de julio y que fue celebrado por los hermanos del Oratorio de la Santísima Trinidad con una procesión, que llevaba la imagen de la Virgen, como apareció al Fray Adamo. El obispo Milotti murió el 1º de noviembre de 1618.

También la Virgen, como se muestra en la iglesia de Navicella, apareció al joven Natalino Scarpa el día 4 de agosto de 1716 en Pellestrina, en la provincia de Venecia.


EL ALTAR DE LA VIRGEN DEL ASNO

Cuando, durante la famosa peste de 1630-1631, el pueblo recurrió al cielo para implorar el cese de la plaga, se hace la promesa para levantar en el santuario de la Navicella un altar a la Virgen del Asno. Las cosas sucedieron bien y se mantuvo el voto.

Pero a finales del siglo XVIII, todo cambió drásticamente. El 29 de marzo de 1799 Austria transforme ese edificio sagrado, a la orilla del mar, en una fortaleza militar.

La sagrada imagen que se venera, fue llevada a la iglesia de S. Francisco fuera de los muros, de ahí, después de tres años, a la cercana iglesia de los Capuchinos. Por último, con la abolición de las órdenes religiosas de 1806, pasó a la iglesia de San Juan, en el centro de la ciudad.

Sólo un siglo y medio después se pensó en la reconstrucción de la ermita desaparecida. Fue un obispo capuchino, Mons. Giovanni Giacinto Ambrosi, quien el 1º de enero de 1944, en el período más oscuro de la guerra, se comprometió con voto solemne que, si la ciudad no sufría por el conflicto, el templo de Navicella sería resucitado. La ciudad surgió indemne de la guerra y el obispo, 13 de marzo de 1952, bendice solemnemente y pone la primera piedra.

En 1957, el nuevo santuario de la “Santísima Virgen de la Navicella” y de la nueva parroquia colindante (del populoso barrio “Villa María”, es construida casi desde cero tras la Segunda Guerra Mundial), se encomendó a los Capuchinos.


LA IGLESIA DE SAN JUAN

Se remonta a la Edad Media, constaba de tres naves con arcos sobre la plaza, según lo descrito por el Obispo Morari, fue destruido por un colapso, y completamente reconstruida a partir de 1742, según el modelo de P. Pelli, y se consagró en 1790. La iglesia en su interior, tiene la sagrada imagen de Nuestra Señora de la Navicella y parte del tronco donde estaba sentada la Virgen en la aparición del 24 de junio de 1508 a Baldissera Zalon sobre la costa.

La basílica actual, es mono nave dominada en la parte inferior por un altar de la más bella factura, trabajo diseñado por el Prof. Aristide Naccari en el 1800, que ha montado en él, precisamente a la Virgen y el zócalo.

De notable interés, es el gran fresco en el techo de 223 metros cuadrados, que representa “la gloria del martirio y San Juan”, de Antonio Marinetti (Chiozzotte) creador de las figuras, con la colaboración de Mauri, Vicentino, que realizó la arquitectura; también dentro de la basílica hay otra pintura que representa a San Juan de G.C. Bevilacqua 1793.

En la gran nave, hay a lo largo de las paredes, hay nueve altares, todos decorados con frescos. Pinturas del siglo XIX, y pinturas y de N. Girotto, junto con pinturas votivas testimonios de fe popular.

(fuente: forosdelavirgen.org)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified