GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Institución de la Cofradía de la Inmaculada Concepción


21 de abril:
Toledo, España (1506)

Santa Beatriz de Silva
Fundadora de la Orden de la Inmaculada Concepción

1424 Nace en Campo Mayor (Portugal). Santa Beatriz de Silva está emparentada con la Reina de España Isabel la Católica, quien le ayuda a fundar la Orden de la Inmaculada Concepción, regalándole los palacios de Galeana y los trámites de aprobación.

1492 Muere en olor de Santidad.

1489 El 30 de Abril el Papa Inocencio VIII aprueba la O.I.C. por la bula "Inter Universa".

1511 Regla propia de la Orden de la Inmaculada Concepción. La otorga el Papa Julio II por la Bula “Ad statum prosperum”

1530 El 14 de Enero las Concepcionistas llegan a Veracruz, siendo las primeras evangelizadoras de América.

1926 El 28 de Julio, fue Beatificada por S.S. Pio XI.

1976 El 3 de Octubre, fue canonizada por S.S. Pablo VI, quien glosa su vida y obra en la Homilía

Su fiesta :17 de Agosto.


Nacimiento de la Orden de la Inmaculada Concepción
escrito por Sor Elvira García

Cuando llegó la hora de «instituir la nueva familia religiosa que estuviera consagrada a la Santísima Madre de Dios... Beatriz, con su singular prudencia y cristiana fortaleza, llevó a cabo la fundación de su Orden» (Bula de Canonización). Para ello, respetuosa ella misma con el carisma recibido de Dios y después de haberlo vivido con sus Hijas durante cinco años, cuida de someterlo íntegramente a la aprobación de la Iglesia.

Seguimos la génesis de este proceso por las Minutas de Nuestra Santa Madre Fundadora. En la primera, Santa Beatriz aparece pidiendo al Santo Padre la erección canónica de sus deseos y género de vida. Ella aboga por su carisma Mariano-Inmaculista:

«servir a Dios y a Santa María en el misterio de su Concepción»

Aceptaría la Regla que el Papa le asignase. Pide rezo de la Inmaculada, hábito propio blanco y azul (según la manifestación de Santa María la Virgen madre de Dios), forma de vida que ya llevaban, observancia regular y clausura. El hábito lo describe así: túnica blanca con escapulario también blanco y encima una capa de color celeste (azul), y en esta capa y en el escapulario deben grabar la imagen de la Virgen María, y se ceñirán con un cíngulo de lana blanca.

Santa Santa Beatriz, lo mismo que otros fundadores, tuvo que poner su Orden al amparo de una de las cuatro reglas existentes en la Iglesia según determinó el IV Concilio de Letrán, a saber: la de San Basilio, San Francisco, San Agustín y San Benito. Santa Beatriz logra al fin que el Papa Inocencio VIII autentizara su carisma fundacional Inmaculista como don del Espíritu en su Bula «Inter universa», 30 de abril de 1489. Y al Instituir por ella el nombre y el espíritu «Concepcionista» genuinamente puros, lo hace destacando y protegiendo respetuosamente el carisma Mariano de Santa Beatriz: «para servir a Dios y a Santa María»

Así se promulgó la Bula, se erigió canónicamente el monasterio el 16 de febrero de 1491, después de la muerte de Santa Beatriz de Silva, acaecida aproximadamente en 1492. El Papa Julio II el 17 de Septiembre de 1511 otorga a la Orden de la Inmaculada Concepción Regla propia.


VIVIMOS EN FRATERNIDAD: NUESTRA ESPIRITUALIDAD

Los ejes de nuestra vida son la oración, el trabajo en fraternidad. Por eso la concepcionista hace de su vida una ofrenda con Cristo, por la humanidad desde nuestro trabajo y servicio fraterno. Esta oblación, lleva consigo la alabanza de Dios y la experiencia de su cercanía amorosa. A la vida contemplativa pertenece el descubrimiento de esta cercanía de Dios y de su Hijo Jesucristo Resucitado.

Cuanto más vive una concepcionista con María como Inmaculada Concepción, es decir, con corazón puro, más rápidamente estará preparada para abrirse a la cercanía de Dios y de su obrar. Lo principal es practicar la contemplación del misterio de Jesucristo, percibir en Él el resplandor de la Inmaculada Concepción y dejarse seducir, al igual que Maria, por el clamor con Jesucristo.

Los fundamentos de nuestra espiritualidad fueron colocados por Beatriz de Silva. Su figura nos marca. Nuestra Orden de la Inmaculada Concepción, puede reconocer su identidad en relación con Beatriz:

Las fases de la vida de Beatriz, y sus decisiones personales.
Los signos que tenían importancia para ella;
El espíritu fundamental de la Inmaculada Concepción.

Estamos situadas en el corazón de la Iglesia, y hallamos junto a ella, su centro en Jesucristo, por obra del E. Santo. La Concepcionista procura vivir el Evangelio de Jesucristo que es el núcleo y el fin de su vida, y esto desde el misterio de la Inmaculada Concepción. Una hermana, no es concepcionista sin la Iglesia, pero con ella lo es enteramente. Por eso se sitúa totalmente en la Iglesia a través de la Inmaculada Concepción. Este Misterio se entiende precisamente por la Inmaculada, porque de ella nació la Iglesia en Jesucristo.

El honor de la Inmaculada Concepción es el tenor de vida de las concepcionistas. Sin embargo ellas saben que este honor de María, no es otra cosa que el reflejo de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo (2Cor 4, 6) Esta idea fundamental viene de Santa Beatriz de Silva y resplandece también en ella.

Santa Beatriz de Silva funda la orden para el servicio, la contemplación y la celebración del misterio de la Inmaculada. Por eso las concepcionistas viven las actitudes de María en el seguimiento de su hijo Jesucristo.

Por una parte consagran su vida, siempre como donación ofrecida únicamente al Señor. Se afirma nítidamente que ésta se realiza por medio del desposorio con Cristo, a honra de la Concepción Inmaculada, que es obra de Cristo.

Por otra parte se trata de una profesión, es decir, de una confesión pública de Jesucristo por medio de los consejos evangélicos:

Seguimos únicamente a Cristo (pobreza)
Permanecemos únicamente con Cristo. (Castidad)
Se dejan conducir únicamente por Cristo (obediencia)
El otro voto que realizamos las concepcionistas es el de clausura.

Cuando se trata el tema de la clausura, en el contexto de los votos, no se hace únicamente como voto que hacen las concepcionistas, sino que se considera la clausura como profundamente unida al espíritu de la Concepción, la clausura como seno materno común, y al mismo tiempo, como seno materno del alma de cada una de las hermanas en el que se realiza la Concepción. La clausura prepara para la Concepción (espiritual) y en la clausura se realiza la Concepción.

La clausura es unión con la pasión del Esposo y de su Misterio Pascual, La clausura parece una separación pero es un lugar de comunión más profundas con el mundo.

La clausura parece una separación, pero en realidad es un lugar de comunión más profunda con el mundo. La clausura hoy, al igual que la cruz, es tema de discusión, pero quien comprende su significado, vive un hondo misterio de amor y de fidelidad para con Dios. Se comprende como un lugar de encuentro con Dios. Dios no vive en el alboroto de la calle, a pesar de ser libre para habitar donde quiera. Normalmente se manifiesta cuando una persona acalla las voces que perturban el corazón, y éste, se abre en el silencio.

La concepcionista, ante todo puede entender la clausura como seno materno intelectual-espiritual, conde se realiza la Concepción espiritual del Hijo de Dios y su crecimiento. Solamente cuando una hermana ve a Cristo homocentro de la comunidad, es capaz de e comprender también el sentido de la clausura como “un estar permanentemente junto al Señor “

La vida en Comunidad es expresión de la vida con Jesucristo, y es al mismo tiempo. Como una certificación del desposorio con El. Para que sea posible permanecer más cerca del Señor, las concepcionistas viven en clausura. El sentido profundo de la clausura es estar con el Señor.

La contemplación como mirada amorosa, conduce a la percepción de los misterios de Jesucristo y a su realización en nuestra propia vida. Imitando las actitudes de María:

Permanecer silenciosa ante los hechos y palabras de Jesucristo.
Meditar la vida y las palabras de Jesucristo en el corazón.
Confianza en que Jesucristo va a obrar en mí lo que El quiera en cada momento, si le soy fiel. Para ello se necesitan las actitudes de oración, disponibilidad, ocultamiento silencioso.
Procuramos que nuestra vida sea un continuo canto de alabanza, lleno de esperanza y de confianza, por nuestra Sociedad, a través de la oración Litúrgica, en nombre de todos los hombres.

La vida de la Monja concepcionista es una profunda mirada silenciosa que poco a poco nos transformará en AQUEL que contemplamos, para ser un mensaje de amor, de paz y de alegría que Dios, por nuestro medio, ofrece al mundo ( CC.GG.59)

La contemplación es el apostolado propio de la concepcionista. La contemplación y el apostolado están profundamente unidos: transmitir lo que hemos contemplado. Solamente una persona contemplativa puede realizar plenamente el apostolado.

La comunidad de concepcionistas acoge a cada hermana como un don del Señor. Se aman unas a otras y se atienden mutuamente en sus necesidades; estando junto a cada una con solicitud amorosa, en los momentos de dificultad y sobre todo de enfermedad. Intentamos que nuestra vida sea un continuo canto de alabanza, lleno de esperanza y de confianza a través de la oración Litúrgica en nombre de todos los hombres.


LITURGIA y FORMACIÓN

“El principal deber de la concepcionista es la contemplación de las cosas divinas y la unión con Dios mediante la oración y el amor”

Por lo cual celebramos la Liturgia de las Horas Completa, cantada y acompañada por el órgano en su totalidad los días solemnes y festivos, los demás días se solemnizan las vísperas solamente, por ser el Coro poco nutrido. Nos valemos de moniciones y oraciones sálmicas para profundizar en el conocimiento de los salmos. En la Eucaristía también cantamos todos los días.. Hacemos las dos horas de oración personal diaria, las visitas al Stmo. Lectura espiritual o lectio divina después de Nona, etc.

A lo largo del año, hemos tenido en cuenta el Misterio de María y han venido a darnos el retiro Sacerdotes que nos han hablado de Nuestra Madre Inmaculada con el fin de profundizar en el misterio y por ende, en nuestra espiritualidad Concepcionista.

En el Convento de León, escuchamos todas las semanas el informe de Iglesia (en la radio) para estar al día en la actualidad de la Iglesia local y universal. Así, hacemos nuestros “sus gozos, y esperanzas, sus sufrimientos y consuelos.”( GS 1). Proseguimos con la clase semanal de Cristología, impartida por D. Felix Díez.

Hemos tenido lecturas de Documentos sobre la Virgen “Marialis Cultus”, Vigilias, y estudio basado en el material preparado tan estupendamente bien por la Comisión de Formación de la Orden.

Este año, seguiremos honrando de manera especial a la Virgen Inmaculada Madre, Modelo, Maestra, Vida dulzura y esperanza nuestra y de todo el mundo.

Las hermanas cultivan la formación permanente, tanto técnica como espiritual, por medio de cursillos, conferencias, medios de Comunicación social, etc.

Hay lugar para la distensión y recreación, días de Fiesta y momentos de recreación en los que se fomenta la comunicación mutua y alegría, fruto de la satisfacción que produce el dedicar nuestra vida al Señor y desde El a nuestros hermanos los hombres de toda raza, lengua y religión.

(fuente: www.concepcionistas.info)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified