GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Nuestra Señora de Roche


23 de febrero:

Nuestra Señora de Roches, advocación originada en las cercanías de la Ciudad de Salamanca (España) hace referencia a una imagen mariana allí venerada, la cual fue encontrada milagrosamente en el año por Simón Vela y dió origen a una iglesia.

Simon, en realidad, habría nacido en el año 1401 en París (Francia) y el hallazgo milagroso del año 434 se habría producido en realidad en 1434.

Simon Vela nació el 4 de septiembre 1401, en ​​la ciudad de París, de padres piadosos y ricos. Fue educado en la fe católica y era desapegado a los bienes materiales. Ya en la adultez, cuando heredó el dinero y los bienes de sus padres, lo reconoció por la amenaza a su bienestar espiritual por lo que lo donó entero a la iglesia y para aliviar a los pobres. Una vez que había donado toda su herencia, se fue a un monasterio franciscano.

Simon pasó una gran cantidad de tiempo en la oración, y especialmente dedicado a la Santísima Virgen María. Cierta vez, mientras oraba preguntó a la Madre de Dios, si había algo que pudiera hacer agradable con ella. En una de estas ocasiones se quedó dormido mientras rezaba y despertó de repente cuando oyó una voz le habló desde la iglesia vacía: "Simón, despierta; de ahora en adelante tu nombre será Simón Vela. Debes ir a la Pena de Francia, porque no se encuentra el Santuario de la Santísima Virgen María".

Simon viajó durante cinco años sobre los campos y las montañas, buscando a través de los valles solitarios y cuevas sombrías en su búsqueda de un lugar llamado "Pena de Francia", pero él ni siquiera podía encontrar a alguien que nunca había oído hablar del lugar. A punto de darse por vencido en la frustración, ya había comenzado a trabajar su camino de regreso a casa desde España, cuando la voz le habló desde la oscuridad una vez más:

"Simón, no te rindas la búsqueda; no te rindas lo que han comenzado. Persevera y tus trabajos serán recompensados​".

Sintió en su interior que era la voluntad de Dios, por lo que estaba decidido a continuar la búsqueda. Simon estaba pasando por la plaza del mercado de Salamanca en su camino a la Iglesia de Santiago, cuando observó a dos hombres que comenzaron a discutir airadamente. Uno de ellos sacó un arma e hirió al otro, el cual cayó malherido a los pies de Simón. El agresor fue frenado por otras personas cuando se predisponía a asesinar a su oponente. Incapaz de llegar a su adversario que estaba herido, le gritó: "Si yo hubiera matado a mi enemigo , me habría escapado a Pena de Francia en el que nadie, ni siquiera el rey, podía encontrarme!"

El corazón de Simón saltó de alegría cuando se enteró de esto, pues era la primera vez que había oído hablar del lugar que habla, y ahora estaba seguro de que su búsqueda no sería en vano. Fue poco tiempo después, cuando Simon recibió una segunda buena noticia cuando iba de camino a la iglesia de San Martín y se encontró con un comerciante viajero. Simón le preguntó al hombre donde había venido y él respondió Pena de Francia. Emocionó al escuchar el nombre, sintió que su búsqueda había casi terminado, pero cuando se le preguntó al hombre que lo llevara allí, él se negó. No quería volver por donde había venido, no importa cuánto Simon le suplicó . Todo lo que él iba a hacer era señalar la dirección general.

Simon se fue por el camino de la que había visto llegar a aquel comerciante. El camino lo llevó a una villa llamada San Martín de Castañar, adonde llegó el 14 de mayo de 1434. Encontró una iglesia allí y, después de la misa, preguntó si alguien sabía de un lugar llamado Pena de Francia. Un hombre sabía de él ,y cuando Simon amablemente le pidió que le mostrara dónde estaba, con Simón una buena distancia de la iglesia y luego señaló una colina en la distancia. Eso, le dijo, era Pena de Francia. Simon estaba eufórico, dando gracias a Dios y al hombre por revelarle el lugar que significó el final de su búsqueda.

El lugar estaba muy lejos, pero Simon se fue a la vez, pensando en los años que había pasado en la búsqueda fueron casi a su fin. Él no lo pensó mucho y, como el viaje era largo y arduo, se dio cuenta de cómo se debilitó su salud a causa del ayuno que había hecho. El sufrimiento era ya muy intenso por el hambre que sentía, aunque Simon no se desesperó, porque estaba seguro de que Dios no lo abandonaría. Él siguió su camino, y pronto se encontró con una bolsa abandonada que contenía una barra de pan y un trozo de carne. Renovadas sus energías, volvió su atención a la búsqueda de refugio mientras se acercaba la noche. Encontró una cueva adecuada, él entró y oró.

Se despertó por la mañana temprano, Simon comenzó a buscar en el área, y rápidamente se encontró que había cuevas en todo el cerro donde había dormido. Como es natural, se desanimó cuando se hizo evidente que podría llevarlo a semanas o incluso meses para encontrar lo que buscaba, y así , la sensación de que era casi como si su misión había comenzado de nuevo, él cayó de rodillas y oró para no desfallecer. Su oración fue respondida rápidamente , como la voz ahora familiar dijo: "Simón, permanece despierto y no te duermas".

Simon continuó su búsqueda con renovado entusiasmo a la mañana siguiente. Mientras se preparaba para salir de su cueva una luz brillante golpeó sus ojos, cuya fuente era un punto a cierta distancia en una colina rocosa. Temblando de alegría, Simon se acercó a la fuente de esa luz y encontró a la Virgen María sentada en un trono de oro con el Niño Jesús en sus brazos. Su corazón rebosante de alegría inefable, se arrodilló y le dijo:

"Oh, Señora, el sueño de mi alma! Mis trabajos están terminados. Muchos años he viajado a lo largo y ancho a buscarte y beber en la belleza de sus ojos! No me abandones, sé mi protección."

Nuestra Señora respondió con simpatía: "Simón, ¡alégrate! Tu constancia será recompensada. Tu sueño se hará realidad. Sus trabajos están terminados. Mirad, y guardo en su corazón lo que quiero que hagas. Excava en este terreno y toma lo que puede ver y lo coloca en la cima de esta colina rocosa. Construir en esta colina un hermoso santuario . Usted debe comenzar este y otros productos se llega a terminarlo. Esto debe suceder , ya que ha sido el deseo de mi hijo " .

Cuando terminó la visión, Simon se quedó solo durante algún tiempo, lleno de asombro y admiración. En el lugar donde había aparecido la aparición de la Santísima Virgen, Simon comenzó el trabajo de excavación. Apenas había comenzado la excavación cuando escuchó la misma voz que dice una vez más: "Simon, no intentes llevar a cabo esta gran tarea de un solo. Hazlo con la ayuda de dos, tres o más personas."

Evidentemente esta demanda fue hecha para alejar cualquier sospecha sobre la veracidad de la venida milagro, así como la credibilidad de Simon. Simón volvió a San Martín de Castañar y pidió a cinco hombres para que le ayudase.

A pesar de que Simon les dijo la verdad , estos hombres creían que estaban cavando en busca de un tesoro escondido. Simon repitió que eran después de un objetivo más digno que los bienes puramente mundanos, y que era algo que sus corazones se siempre recordaremos. Cavaron durante algún tiempo, hasta que finalmente, el 19 de mayo 1434, cuando sacaron una enorme piedra. Ellos encontraron debajo de ella , al abrigo entre varias piedras más pequeñas, la imagen más codiciada de la Santísima Virgen María con el Niño Divino en sus brazos, ahora conocida como Nuestra Señora de las Rocas.

(fuente: www.roman-catholic-saints.com)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified