GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Nuestra Señora de las Apariciones

2 de Marzo
Madrid, España 


El abad Orsini escribió: "Nuestra Señora de las Apariciones, en Madrid, llamada así porque, en el año 1449, la Santísima Virgen se apareció durante ocho días siguientes a una joven llamada Yves, y le ordenó construir una iglesia en su honor, en el lugar donde se  encontrara una cruz plantada a la Virgen ".

Cubas de la Sagra es un municipio de España en la provincia y comunidad autónoma de Madrid. Las apariciones de Nuestra Señora aprobadas en 1449 , en la actualidad  casi inexplicablemente desconocidas, apenas se menciona de pasada, o tratada como una leyenda en algunos libros si aún reconocido como un punto en algún mapa antiguo. Es cierto que las huestes de Napoleón saquearon y destruyeron el santuario y monasterio construido allí, y que la guerra en 1936 no dejaron piedra sobre piedra, pero el recuerdo de lo que ocurrió allí en 1449, no hay que olvidar, por lo menos por los católicos .

En el año 1449, Cubas era sólo un pueblo con una iglesia sencilla dedicada a San Andrés. La población de Cubas, sin embargo, vivió bastante olvidada de sus deberes para con Dios, y sus pecados eran tantos que parecía  que la mano de Dios debe ser movída sobre la tierra, listo para castigarlos.

Las crónicas hablan entonces de una joven de 12 llamada Inés, (a veces Yves o Agnes) que era de origen humilde. Sin embargo, había algo en ella que la hacía diferente de otras chicas de su edad. Ella ayunó, confesó con regularidad, y rezó cada día  los 15 misterios del Rosario. Tal vez su profunda fe y religiosidad pueden explicar lo que sucedió después.

El Lunes, 03 de marzo 1449, Inés estaba cuidando cerdos en las afueras de la ciudad en un lugar que se llama Cecilia, cuando al mediodía apareció una mujer, una mujer con brillante y hermoso vestido de tela de oro. Estaba rodeada de luz, y le preguntó a Inés lo que estaba haciendo allí. Inés dijo que ella estaba cuidando a los cerdos. La señora dijo entonces que la gente ya no  mantiene los ayunos, y le dijo a Inés la necesidad de ayunar. La señora dijo que el pueblo de Cubas deben cambiar sus formas, confesar, y cesar su libertinaje y delitos en contra de Dios, o que pronto serían castigados. Habría una gran pestilencia que vendría sobre ellos de la que muchos morirían. Sabiendo tal vez la dureza de corazón del pueblo, Inés preguntó si también ella o su madre y su padre, iba a morir de esta peste. Se le dijo sólo que sería como Dios desea. La señora luego desapareció.

Al principio Inés no le dijo a nadie sobre el incidente, ya que ella pensaba que nadie iba a creer lo que había sucedido.

El martes, 4 de marzo de Inés estaba atendiendo otra vez los cerdos, esta vez cerca de la corriente de Torrejón. Aproximadamente a la misma hora del día, al mediodía, al igual que el día anterior, la Señora volvió a aparecer. Ella preguntó a Inés si le había dicho a la gente lo que le habían dicho que decir, pero Inés respondió que ella no se atrevió porque sospechaba que le creerían. La Señora entonces mandó a Ines advertir a la gente y que si ellos no creían, ella le daría una señal. Inés preguntó la Señora quién era ella, pero ella dijo que no se lo diría aún antes de volver a desaparecer. Finalmente Inés decidió contarle a su padre, Alfonso Martínez, que no dio ninguna importancia a los hechos relatados por su hija, pero pensó que un cuento para niños, una historia inventada en la imaginación de una joven.

El viernes 7 de marzo estaba Inés cuidando a los cerdos en Nueva Prado, cuando la Señora volvió a aparecer de nuevo como antes. Ella preguntó a Inés si ella había dicho lo que había sido mandado a decir. Inés respondió que le había dicho a su madre ya su padre, y muchos otros. La Señora le dijo a Inés jicera  publico lo que había dicho a todas las personas sin ningún tipo de miedo o temor.

Cuando Inés fue a casa al final del día le dijo a sus padres lo que había sucedido. Su padre creyó que le estaba mintiendo y le dijo "cállate", pero su madre animó a Inés, diciendo: "Bueno, aún así, lo dijo."

Para el domingo, 9 de marzo había corrido la voz. Un sacerdote, Juan González, con algunos otros hombres, fueron a casa de Inés y hablaron con sus padres. Después, el sacerdote fue a decir misa. Inés salió con los cerdos, acompañada por su hermano Juan, a un lugar llamado El Ciroleda. el padre de Ines 'los dejó y se fue a misa. El Ciroleda era un prado acuoso que a los cerdos les gustaba. Ines dejó a su hermano después de un tiempo en busca de uno de los cerdos que se había escabullido, y pronto se perdió de vista a su hermano. Todo por ella misma, ella se arrodilló en la tierra blanda, pidiendo a la señora a volver, a pesar de que tenía miedo.

La Virgen se apareció otra vez como antes, diciendo Inés. "Señora, ¿quién eres?", Preguntó Inés. "Yo soy la Virgen María," la señora respondió, y acercándose a Inés, la tomó de la mano derecha y le apretó los dedos y el pulgar juntos, haciendo una especie de señal. Ella le dijo a Inés fuera a la iglesia y mostrara la señal al pueblo cuando salíeran de misa. Inés le dijo a su hermano vieraa los cerdos, y se fue a la iglesia, y  llegó justo cuando la misa estaba terminando. Ella estaba llorando, y fue a arrodillarse ante el altar de María. Allí, ella le dijo a todos lo que había sucedido.

No puedo descifrar lo que la señal estaba en la mano de Inés, pero fuera lo que fuera, la gente examina su mano y muchos creyeron. Al día siguiente el sacerdote llevó a los notables de la ciudad y de los fieles en una procesión hasta el lugar de las últimas apariciones, llevando una cruz de madera. Cuando llegaron, Inés se adelantó a solas con la cruz. La misma Virgen María tomó la cruz, diciendo a Inés que debía tener una iglesia construida allí en su honor.

La cruz fue colocada permanentemente donde la Virgen, Nuestra Señora de las Apariciones, había sido visto por última vez, y muchos milagros se produjeron allí, incluyendo 11 personas que fueron traídos de vuelta a la vida. Una iglesia se inició poco después de la aprobación de las apariciones de la Virgen. Se puso de pie durante casi cinco siglos, cuando fue destruido en el incendio de 1936, hizo que durante la Guerra Civil. Muchas de las monjas fueron martirizados. En 1949 se completó la reconstrucción en parte por las Regiones Devastadas, que pusieron la cruz actual en el mismo lugar donde había sido el primero.

Según la tradición, Inés terminó con su vida en el monasterio de Santa María de la Cruz después de tener hijos y enviudar. Se dice que cualquiera que va a visitar el lugar, con la fe, recibe gracias especiales, y que los milagros todavía ocurren allí.

Nuestra Señora de las Apariciones
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified