GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Nuestra Señora de la Paz de Albisola

18 de octubre:

El antiguo santuario tiene su origen en una manifestación prodigiosa de María (en 1482) para restablecer la paz entre las poblaciones vecinas de Albisola y Stella.

Ambos pueblos se enfrentaron a muerte por reclamos territoriales y decidieron resolver todas las cuestiones por las armas.

Fue entonces, que en medio de la batalla, se apareció Nuestra Señora de la Paz con el mensaje “paz, paz, paz”…

La Virgen Santísima se hace presente en un tiempo de conflicto entre habitantes de dos aldeas vecinas, Albisola y Stella, en la provincia de Savona.

Entre los dos municipios existen bosques y tierras con fronteras inciertas, obstinadamente impugnadas por ambos: ambos creen tener razón y derecho y, a continuación, están dispuestos a ir a una lucha hasta la sangre.

Como siempre sucede cuando todos están convencidos de estar en lo correcto, los residentes de Albisola y Stella no se reúnen para encontrar un camino de solución pacífica a la controversia.

En vano, las medidas son rechazadas por el Senado en Génova, incluso el Obispo de Savona, elegido como pacificador, es rechazado, y se sospecha de parcialidad, porque es oriundo de Albisola.


LA APARICIÓN DE MARÍA

El diferendo dura desde hace años expresándose de manera violenta, entre lesiones y asesinatos; el 4 de octubre de 1482 en un enfrentamiento entre los Albisola y Stella hay siete muertos y tres heridos.

Las dos comunidades no encuentran más que en una solución decisiva: las armas que pongan fin a la controversia, dándole la razón más fuerte. Asimismo, se fijó la hora y el lugar de la contienda: el 18 de octubre en la llanura donde ahora se encuentra el Santuario.

La historia fue descrita con fuertes trazos de color y entusiasmo, por Juan Bernardo Poggi en el manuscrito de “Memorias”.

Un enorme castaño, dividiendo por la mitad el Riobasco, es el lugar elegido para el conflicto.

Las fuerzas armadas llegan al lugar, a la derecha los de Albisola, y a la izquierda las de Stella, y a la cabeza sus respectivos alcaldes.

Dos horas antes del mediodía, dos columnas de Albisola avanzan, pero se retiran con pocas bajas en uno y otro lado. Inmediatamente comenzará un sangriento ataque, con diversos eventos.

El cielo está completamente claro de nubes, cuando una hora después del mediodía, desde el este aparece una nube blanquísima, tan brillante que pareciera que todos los rayos del sol se recogen en ella. La nube se estaciona sobre el centro del conflicto.

Deslumbrados por la luz, los combatientes suspenden la batalla y oyen una voz clara, dulce y celestial, que repite por tres veces la palabra “paz”, luego se diluye y desaparece.

Todos quedan sorprendidos y con la mirada hacia el cielo. Luego, con signos de arrepentimiento, abandonan las armas se dan la mano y se entremezclan en un abrazo.

Los alcaldes son los primeros en reunirse y proclamar: “¡Sea la paz entre nosotros!”. Cada uno da una señal de reconciliación. El campo de batalla se transforma así en lugar de paz y amistad.

Todos creen que la Madonna había finalmente escuchado las oraciones dirigidas a ella para la pacificación de las dos comunidades.

Las crónicas informan que “los sacerdotes y el pueblo dejan las armas y se dedican a la oración pública y privada y, en Albisola, Mons. Borzero ha expuesto el Santísimo Sacramento, y celebrado con sus sacerdotes la Misa, donde se han sumado a las oraciones en favor de la paz y, a continuación, se recita el rosario de María y el canto de sus letanías por la tranquilidad de su pueblo y la armonía con los de Stella”. La Madonna ha recibido muchas oraciones y ha donado la paz.

La confirmación de la paz por mediación de la Virgen se hace en 1573. Hasta ese momento las relaciones entre las dos comunidades siguen estando en buena armonía, pero en aquel año recrudecen las viejas querellas.

“Los pastores de almas – escribe el historiador Spotorno – han recurrido de nuevo a los medios de la oración. El día 25 de marzo los fieles de Albisola y Stella fueron en devota procesión a suplicar a la Madre de la Paz detener el odio, y que regrese la calma y la unión primitiva”. Desde entonces, la paz fue duradera.

En otras circunstancias, a través de los siglos, también los pueblos de Albisola y Stella recurrieron a la devoción a Nuestra Señora de la Paz, para pedir en tiempos difíciles. Una epidemia en 1485 asoló las zonas circunvecinas, para salvar al pueblo de Albisola y Stella, se pidió la protección de Nuestra Señora de la Paz, también durante las plagas de 1504, de 1523, y 1656.


EL SANTUARIO

La historia del Santuario “Nuestra Señora de la Paz” nos recuerda que la paz, un regalo del cielo, es también el fruto de la buena voluntad de todos. No es una buena herencia enviada, es un bien de todos los individuos y las comunidades, a ser preservado, valorizado y consolidado.

El mensaje que viene desde el Santuario de Nuestra Señora de la Paz, no es otro que el mensaje de Belén cantado por los ángeles en la choza en la noche de Navidad: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz entre los hombres que ama el Señor”, o el saludo de Jesús resucitado a los Apóstoles: “La paz esté con vosotros”.

De 1482 a 1919 varias órdenes religiosas se han sucedido, como custodios del Santuario, ayudando a hacer un centro de oración y devoción a María.

En 1919 este patrimonio material y espiritual pasó a los sacerdotes del Sagrado Corazón (Dehonianos) para poner aquí la sede de su Noviciado. Esta presencia ha fomentado un clima de silencio, oración y paz interior.

Nació así el Centro de Espiritualidad – Santuario Nuestra Señora de la Paz, para satisfacer la creciente necesidad de la Iglesia de nuestro tiempo de ofrecer lugar para el espíritu.

La construcción del Santuario de la Paz pasó por tres etapas. Después de la intervención de María, donde se hizo la paz de los dos pueblos de Albisola y Stella, que tuvo lugar el 18 de octubre 1482, se erigió una pequeña capilla que es la actual cripta, en la que fue pintada la venerada imagen de Nuestra Señora de la Paz y que ahora se encuentra dentro del santuario.

En 1578 siendo la Capilla insuficiente para contener la gran afluencia de devotos, comenzó la construcción del santuario con las tres naves y la fachada que mira al mar.

En 1881, debido a la ampliación de la carretera, es necesario la demolición parcial de la Iglesia y, por tanto, el Santuario adquirió la sobria fachada actual.

Para aquellos que entran por la puerta principal, el santuario se ha dividido en tres naves de tres bahías de cada una.

En la bóveda de la nave central, se ven los adornos y recordatorios a las Letanías Lauretanas y están pintadas dos escenas que representan el primer enfrentamiento de los combatientes y un segundo con los santos patronos de las dos comunidades: S. Nicolas (Albisola) y S. Juan Bautista (Stella), por el pintor Pietro Baggi de Bergamo.

Se encuentran en las paredes del presbiterio y del ábside algunas pinturas en lienzo de un crucifijo atribuido a Antonio van Dyck (1641), una Virgen con el Niño y San Roque, y la Madonna del cinturón entre S. Agustín, Santa Mónica y S. Nicolás de Tolentino, una anunciación por G. Battista Paggi (1554-1627), una Sagrada Familia con S. Nicolás de rodillas, S. Francisco de Asís del genovés G. Battista Croce (1607).

En el Nicho de la nave derecha, el mosaico es una hermosa estatua del Sagrado Corazón en bronce de Cesarino Vincenzi, de Bolonia. En las paredes laterales hay cuatro medallones que representan a santos y devotos del Sagrado Corazón.

En la nave izquierda está la Capilla con el fresco de Nuestra Señora de la Paz que fue preparado en 1845, cuando el fresco de la cripta, a causa de la humedad, se trasladó a la Iglesia. Una placa lo recuerda. Fue completado por el pintor Giuseppe Bozzano. Son cuatro pinturas que nos narran la vida de la Virgen y los frescos de la época recordarán los sucesos del Santuario.

La Cripta es la primera capilla construida poco después del repentino y extraordinario episodio de la paz. Está dedicada a Nuestra Señora de la Paz y Santa Ana.

El techo está cubierto con un valioso fresco que representa la Asunción de la Virgen al cielo entre una multitud de ángeles y la parte superior es la SS Trinidad, de G. Battista Picchio de Savona(1632). En el nicho hay una estatua de mármol de Nuestra Señora de la Paz con el bebé en sus brazos, del genovés Filippo Parodi, un discípulo de Bernini (1630-1702).

(fuente: forosdelavirgen.org)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified