GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Nuestra Señora de los Milagros de Motta di Livenza

09 de marzo:

En 1510 la Virg
en se apareció a un campesino pidiendo ayuno para obtener misericordia y el perdon de los pecados, y la misión de difundirlo en el pueblo. “Esta noche me voy a dar una señal en el sol”. Esa noche, el sol apareció de color rojo sangre.

El pueblo ayunó construyó una capilla de madera y las gracias siguieron fluyendo. El 9 de marzo de 2010 se celebran los 500 años de la aparición.

El 16 de septiembre de 1513, una nueva iglesia de piedra fue consagrada, bajo la atención de los Frailes Franciscanos Observantes.

Motta de Livenza es una comuna de la provincia de Treviso, en el Veneto, ubicado a 35 km al noreste de Treviso, donde confluyen los rios Monticano y Livenza.

Alrededor del año 912 dC, los pueblos que habitan el territorio de lo que ahora es Portogruaro, destruida la ciudad de Opitergio (Oderzo), se retiraron a la confluencia del río Monticano con el Livenza, y para defenderse de las continuas invasiones bárbaras, construyeron un castillo, que era una fortificación simple en un alto de tierra, que ellos llaman Motta.

Los acontecimientos históricos de los tiempos de tormenta convencieron a los habitantes del castillo de ponerse bajo la protección de la República de Venecia, de las que reciben la seguridad, pero también deben seguir las dolorosas consecuencias de las guerras contra los invasores que traen el fuego y la espada, pero aún en medio de muchas masacres y ruinas, los habitantes de Motta prefieren sufrir el tratamiento severo de la República de Venecia con la esperanza siempre de protección y defensa.

Con el paso de los siglos, el castillo fue llamado Motta, se embellece y se tranforma en poderoso y glorioso, dando nacimiento a familias ilustres, pero el acontecimiento que hace que sea más glorioso es el hecho extraordinario que se produce al comienzo de 1500.


LA APARICIÓN

A lo largo de la carretera que va de Motta a Oderzo, en una encrucijada, al lado del actual santuario, había un capitel, con la imagen de María con el Niño en sus brazos. Un tal Giovanni Cigana de Motta, un simple campesino y padre devoto de seis niños con educación cristiana, cuando el tiempo lo permite, generalmente se detiene ante esta imagen de la Virgen a rezar el Santo Rosario.

En la noche del Viernes, 8 de marzo 1510, Cigana está preparando las herramientas para arar el día siguiente al amanecer, una parcela de su propiedad, cuando llega el Administrador del Sr. Girlamo Moro, a quien presta servicio, que le ordena a nombre de su patrón que vaya al día siguiente con otros dos trabajadores a Porto Buffole, a unos 15 kilómetros de Motta, para tomar ciertas tablas. Cigana le habla del trabajo programada para el día siguiente, pero en vano, debe obedecer y cambiar todos los proyectos de mala gana.

Pero, pensando conciliar la orden de su patrón con el deseo de labrar su campo pequeño, recuerda a Luigi Facchini, hombre inteligente y generoso, que vive cerca de la zona del campo, no lejos del capitel de la Madonna. Ciertamente, el amigo aceptará ayudarle!

Al día siguiente, sale temprano y llegó en frente al capitel, a pesar de la prisa, se detuvo a recitar algunos Padrenuestros, Avemarías y Gloria, (en un total de 7) como para implorar la intercesión de Nuestra Señora.

Cuando se levanta para continuar el viaje, mira a la derecha, en un campo sembrado con trigo, y vio sentada en el suelo delante, a una niña con las manos cruzadas sobre las rodillas y la cabeza inclinada hacia la izquierda: tiene la ropa blanca como la nieve, brillando con la luz, las mejillas rosadas y la cabeza cubierta por un velo.

Pensando que es una chica local, se dirige a ella en dialecto, el saludo habitual de aquella parte “Dios te dé buen día” al que la niña responde “Buenos días y Feliz Año ” continua “buen hombre, donde quieres ir? “.

Con toda naturaleza el hombre responde: “Quiero ir y hablar con uno para que venga a ararme una extensión pequeña de tierra”.

La niña sigue: “¡Oh, él le servirá de buen grado y con mucho gusto, porque también tu generalmente los ayudas, y te repito que de buena gana y voluntariamente servirá voluntariamente”.

La Cigana se sorprende de que la niña le haya dicho dos veces “te repito que vendrá de buen grado y con mucho gusto”, y lleno de una alegría que no puede explicar, exclamó con devoción “Gracias a Dios y a la Virgen, que lo hará de buena gana!

Cuando pronuncia estas palabras, sus ojos se abren y el corazón le dice que esta chica no reconocida es realmente la Virgen, la Virgen María. Es indescriptible la emoción y la confusión del pobre hombre que cayó de rodillas, mientras que la aparición se pone de pie y habla con él, dejándole tres órdenes:

- Durante tres sábados consecutivos, ayuno con su familia;
- Durante nueve días consecutivos invitar a vecinos a unirse a su ayuno, por la misericordia y el perdón de Dios;
- Hable en SU nombre y señale que es SU deseo que en ese lugar se erija una iglesia de madera en su honor, que más tarde se transformará en un templo de piedra.

La aparición de la Virgen María llena de emoción el corazón de Cigana, y con humildad, exclama:

“Mi señora, nadie va a creer “.

Pero la aparición asegura “Esta tarde voy a dar en el sol un signo extraordinario, que sirva para autenticar sus palabras.”

Recuperado un poco de la impresión, el buen hombre tiene dudaa si continuar su viaje o ponerse a anunciar lo que Madonna le ordenó y resuelve llegar a la casa de Facchini, no muy lejana, para pedir el favor de arar el pequeño campo. Facchini responde que sí, y repitió dos veces con las mismas palabras utilizadas por la Virgen, su disponibilidad.


LA PRIMERA SEÑAL

Al volver a casa, Cigana anuncia a la familia y conocidos, la visión que tuvo, las peticiones de la Virgen, y sobre todo la señal prometida que confirma la aparición. Al atardecer de ese día, 9 de marzo de 1510, cuando el sol después de estar casi cubierto por nubes durante una hora, aparece de un rojo vívido que parece salir de un baño de sangre.

La devoción a la Virgen, en el corazón de Cigana, explota y difunde a todos sobre la visión que tuvo, pero sobre todo de las demandas de la Virgen de ayuno en tres sábados consecutivos, para obtener el perdón de los pecados y la misericordia de Dios, y de la construcción de la pequeña iglesia.

Los habitantes de Motta y las zonas vecinas, asustados por el espectro de la plaga que azota la zona durante varios años, causando numerosas víctimas, y la cada vez más inminente amenaza de una guerra, acogen con entusiasmo las palabras de Cigana y llevan a cabo las demandas de la Madonna. El entusiasmo crece más allá de toda medida, las gracias se multiplican y en pocos días se construye la pequeña iglesia de madera.

Interviene la autoridad eclesiástica y establece un proceso canónico regular; el original del acta se encuentra en la Biblioteca Comunal de Treviso. Hay numerosos testimonios realizados por las personas sobre los hechos y de la obtención de gracias por la intercesión de la Virgen. El último testigo, lo hizo 13 de mayo de ese año, es el Alcalde Girolamo Venier, que escribe de puño y letra. En ella, Venier declara que, después de sufrir una dolorosa enfermedad durante cuatro años y experimentado todo tipo de medicina, después de la promesa hecha a la Virgen para ayudar a construir la Iglesia en el lugar de las apariciones, está totalmente libre de cualquier enfermedad.


EL SANTUARIO
La creciente concurrencia de fieles y su ardiente devoción a Nuestra Señora de inmediato convence a las autoridades civiles para construir un templo digno de la Gran Madre de Dios.

Son llamados a animar el santuario los Franciscanos Observantes, y la construcción del templo fue confiada a Jacopo Tatti, el Sansovino, que logra una magnífica obra de arte, que, en opinión de las autoridades, es uno de sus mejores obras por la sencillez armónica de las partes, por la pureza y la sencillez de las líneas. Las obras de los artistas más célebres de todos los tiempos embellecieron las paredes del Santuario y Convento contiguo.

En el santuario todo invita a la oración. Las obras de arte son notables.

En el arco triunfal se ve una Anunciación atribuida a Pomponio Amalteo.

Sobre el primer altar a la izquierda una encantadora Natividad Bernardino d’Asola (1530).

Al frente: cuadro de San Nicola recientemente atribuidos a Gerolamo Pilotti.

Al centro de la Iglesia, siempre a la izquierda, el Sagrado Corazón pintura valiosa por el veneciano Luigi Nono (1898), mientras que de frente la hermosa pintura de San Pedro de Alcántara de Giovanni Spoldi (1890).

Cierra la nave izquierda la Capilla de Nuestra Señora, sobre el altar la Asunta de Palma el Joven (1595). En la pared derecha: Aparición de Francisco Fontebasso, y sobre la izquierda Presentación y Desposorio de María de la escuela veneciana (XVII). Arriba: 8 hermosos frescos de Pordenone.

Por dos puertas a los lados del altar se desciende la cripta que es el corazón del santuario, el lugar donde se apareció la Virgen y donde los peregrinos de todos lados veneran la antigua imagen de la Virgen y el Niño, coronada en 1859 por el Papa Beato Pío IX.

Reentrando a la iglesia, en el pilar izquierdo del arco triunfal, un pequeño nicho de la Virgen y el Niño, que es la ofrenda más antigua donada por el alcalde de Motta, Girolamo Venier, agraciado por la Virgen.

Sobre el altar principal un estupendo Sansovino, al centro la puerta del tabernáculo con ángeles adorantes, por encima la Anunciación, a los lados y hacia abajo: San Francisco y San Antonio. Hermoso juego en perspectiva.

Por encima de la puerta principal un vitral policromado de la Asunción, por Pompeo Bertini de Milán.

Al salir por la puerta del lado derecho en el primer claustro en los lunetos, una serie de frescos de Bernardo Muttoni (1674), que relata la vida de San Francisco. Por encima de la puerta en frente, en el fondo del claustro, un interesante fresco de 1546, descubierto con la inundación de 1966, que representa la aparición y la Basílica en su diseño original.

Por la puerta adyacente se entra segundo claustro en el que se cuenta en la Vida de San Antonio, de Bernardo Muttoni (1674).

escrito por Don Mario Morra SDB y otras
(fuente: forosdelavirgen.org)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified